OPINIÓN: ¿Qué pasaría si se redujera en un 30% el sueldo de los ministros del TC? por Senador Alejandro Navarro

Durante el debate de la Ley de Presupuesto en el Senado, establecimos que al cambiar a contrata a los 8 mil trabajadores y trabajadoras a honorarios del Estado, estos mantendrían su remuneración, ya que el concepto fue respetar el traspaso.

Es decir, se cambiaría la calidad jurídica sin alteración de sus sueldos, por lo que sus remuneraciones no serían reducidas.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional eliminó dicha prevención tomada en el Congreso para que a los trabajadores a honorarios no se les siguiera considerando como renta los bonos de modernización, lo que significa que en 12 meses los trabajadores tendrán una disminución grave de sus remuneraciones, cercana al 30%.

Para cualquier persona, una merma de cerca de un tercio de su sueldo significa dejar de pagar sus cuentas, tener problemas para solventar sus gastos o caer en deudas, es decir, degradar su calidad de vida.

Por ello, el beneficio de estar a contrata, que debiese ser mejor que sólo boletear, se desvanece al imperar esta grave merma que provocará la disminución del sueldo, causándose un irreparable daño a los ingresos de los trabajadores a honorarios del Estado.

Es por tanto necesaria una Ley Corta para regularizar la situación. Yo espero que el Gobierno que asume el 11 de marzo de 2018 lo incorpore a su agenda legislativa de inmediato. Sebastián Piñera tiene una oportunidad histórica para con los funcionarios públicos en situación de vulnerabilidad, con estos trabajadores.

Al mismo tiempo, creemos que es inaceptable que este Supra Parlamento, esta tercera Cámara, borre de un plumazo el duro trabajo de los Parlamentarios, del Gobierno y de las organizaciones de trabajadores, modificando y eliminando compromisos presidenciales aprobados ampliamente por el Parlamento.

Es por ello que nos reuniremos con el ministro de Hacienda, así como con todas las organizaciones de trabajadores a honorarios del sector público, y no descartamos recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pues aquí, al anular la defensa del Congreso a los trabajadores, el TC pasó a llevar la voluntad del pueblo.

Por lo que debemos revisar si el Tribunal Constitucional sigue siendo el instrumento que Chile y una institucionalidad de Siglo XXI requieren para representar el interés y los derechos de la ciudadanía en su conjunto, ya que me gustaría preguntarle a los ministros y ministras que lo integran, ¿qué harían si se redujeran sus sueldos en un 30%?

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*